Tras dos años de pandemia, la mayoría de los países, tenían puestos los ojos en una clara y efectiva recuperación económica.

Chile, quien cerró el año 2021 con una inflación del 7,2%, de acuerdo a lo expresado en el último informe anual del Banco Central, sobre Política Monetaria, presentó factores de índole local, que llevaron a los aumentos en rubros como los combustibles y productos importados, así como la depreciación del peso chileno, y comenzó el año con un panorama que apuntaba seguir con la inflación en alza. De acuerdo a lo estimado por los expertos, en el Índice de Precios al Consumidor (IPC) se esperaba un incremento acumulado del 4,7%.

Este incremento se vería entre los meses de diciembre 2021 a marzo 2022 y posteriormente en septiembre, con fuertes aumentos en los costos de los alimentos, servicios de transporte y costos de servicios educativos. Este aumento persistente, que se observa desde que comenzó la pandemia, no se vería revertido, al menos no a corto plazo.

Ahora bien, el panorama mundial cambió sustancialmente, cuando el 24 de febrero 2022, Rusia inicia su conflicto bélico contra Ucrania.

Inflación en Chile 2022

En Chile se observa el siguiente escenario: una coyuntura compleja generada por el proceso constituyente y la instalación del nuevo gobierno, y a esto se le suma el impacto generado por la guerra Rusia-Ucrania, incidente en los crecimientos y riesgos globales.

Expertos del grupo Bci Estudios, (equipo experto en el análisis de variables económicas y de mercado), indicaron en su reciente informe, que la economía chilena presenta una desaceleración y se alinea a los ajustes requeridos, dadas las presiones sobre los precios de la demanda interna, lo cual se verá impactado por los efectos de la guerra en la actividad mundial.

En cuanto al consumo privado, este se encuentra a un 20% por encima de las cifras que antecedieron a la pandemia, lo cual no es un nivel sostenible. Habiéndose retirado el estímulo monetario y con la significativa caída en el gasto público, el escenario económico deja mucho que desear.

La Tasa de Política Monetaria (TPM) es incrementada en un 7,5% por el Consejo del Banco Central de Chile, ente que indicó que, en mayo de este año, se hará un nuevo ajuste que alcanzará un 8,5%.

En cuanto a la moneda local, afirman los economistas, que los riesgos para el tipo de cambio se van disipando, ya que se observa un manejo económico responsable de las cuentas macroeconómicas y una clara intención de la estabilización de la deuda externa y se anticipa un mejor escenario para la moneda local.

En cuanto a la visión internacional con respecto a la realidad económica de Chile, la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal) estima que, si bien existen perspectivas de desaceleración económica para este 2022, pronostican un crecimiento de un 1,9% para Chile, apenas por debajo del promedio regional.

Si bien los países de la región sufrirán un aumento de la inflación, los entendidos estiman que Chile será el que sufra menos impactos.

Chile, junto con Perú, son países importadores de petróleo, pero a su vez, son exportadores de cobre, cuyo precio se encontraba en su punto más alto antes de iniciarse el conflicto bélico, lo cual amortizará y compensará parte del impacto en las cuentas externas.

Chile fue el segundo país que más creció en el 2021, solo superado por Perú, en la región y el sector comercio ha jugado un papel importante, estimulado por una mayor liquidez de los hogares, apuntalados por los retiros de fondos de las AFP y las ayudas fiscales que se entregaron hasta diciembre de ese año.

Lamentablemente, esta tendencia ha comenzado a cambiar, mostrando la economía señales de enfriamiento. Ya en enero presentó un crecimiento por debajo de las estimaciones proyectadas por los analistas y el conflicto Rusia-Ucrania ha venido a acentuar dicha situación.

En resumen, podría concluirse que una economía más desacelerada de lo previsto y una inflación en alza, lleva a Chile a enfrentar lo que se denomina estanflación: escenario donde la actividad económica se estanca o decrece, junto con una creciente presión en el aumento de los precios, en lo que al segundo semestre del año se refiere.

Si bien algunos economistas desestiman esta posibilidad, todo apunta a que a finales de año la inflación en Chile alcance un 7,5% y el 2023 puede ser el año donde la inflación vaya cediendo, por lo cual la economía chilena debe ir ajustándose y puede incluso pisarse el terreno de la recesión económica.

En estos tiempos de crisis, Prestamos24, solidarizándonos con las personas que hacen vida en Chile, ponemos a su disposición nuestro servicio de Préstamos Personales, los cuales pueden ser tramitados desde la comodidad de su hogar u oficina, a través de nuestra página web.

Conoce los requisitos y aplica aquí.